A Casa

Carlost y Flufli son dos adictos al deporte violento extremo. Sus noches se resumen en alcohol, adrenalina y sangre.

Ayer por la noches, un viernes cualquiera…

Flufli observa en la distancia un reflejo. El reflejo es una chica envuelta en un vestido de lentejuelas negras. Rápido le avisa a Carlost y empiezan a caminar sigilosamente hacia la muchacha. Ya a pocos metros de ella Flufli salta de entre la obscuridad y le mete un gran putazo con un block. Una grieta se asoma de la shola de la mujer y sangre salpica entodas direcciones. La mujer cae como un plomo, acto seguido flufli desenvaina un machete y de un tajazole desprende la shola. Carlost por su parte arrastra el cuerpo a un terreno baldíoy dibuja uj cuadro con la sangre que brota por el cuello de la mujer. Después con un serrucho le corta un brazo.

Flufli agarra la cabeza y se para en medio del cuadro, Carlost hace lo mismo con el brazo pero en una de las esquinas. Flufli mira a Carlost con determinación, Carlost está impaciente. Flufli agarrando la cabeza del pelo hace un fuerte movimiento y se la lanza a Carlost, este batea la acelerada shola con el brazo y la cabeza sale volando por encima de unas casas.

A la mañana siguiente el agente bomberil Bimbi Gomez expreso: ” Al parecer el occiso envuelto en una bolsa fue usado como home”.